Blog

10 Consejos para tener unos pies 10

...

¿Sabías que 3 de cada 4 españoles padecen algún tipo de enfermedad en los pies?

Callos, juanetes, durezas, dolor de pie o tobillo… son dolencias comunes que afectan la calidad de vida de cerca del 70% de las personas.

Los pies son una de las partes del cuerpo a las que menos atención prestamos y, sin embargo, cualquier enfermedad en ellos puede determinar claramente la calidad de vida de las personas que la padezcan. Además, con el paso de los años se desgasta la almohadilla plantar, aumentando las metatarsalgias y la aparición de patologías que aunque no sean graves pueden ser muy dolorosas al caminar y pueden provocar caídas o úlceras en  las personas diabéticas.

 

Consejos para tener unos pies 10

1. Mantén una correcta higiene de los pies, lavándolos regularmente, especialmente entre los dedos y asegurándote de secarlos totalmente. El exceso de humedad favorece la proliferación de hongos y bacterias.

2. Hidrata tus pies a diario, sobre todo el talón y nunca pongas crema entre los espacios interdigitales porque los macera. Cuidado, el exceso no es bueno.

3. Masajea los pies después de una larga jornada laboral, relajará la musculatura y mejorará la circulación.

4. Corta las uñas de forma recta, pero no demasiado cortas, especialmente las esquinas; esto puede conducir a que las uñas se deformen clavándose y produciendo heridas. Las personas con diabetes o problemas circulatorios deben extremar los cuidados porque son más propensas a la infección.

5. Elige el calzado adecuado a tus pies y a la actividad que vas a realizar: trabajar, correr, etc. El calzado ideal es un calzado de piel que se adapte al ancho natural de tu pie y que sea cómodo, flexible, transpirable, antideslizante, con una planta acolchada y que no tenga un tacón superior a 3 cm.

6. Utiliza calcetines de fibras naturales de algodón o lino y sin costuras. Estos permiten que transpire mejor el pie y no dificultan la circulación.

7. Airéalos a lo largo del día. Si sufres de sudoración excesiva, para evitar que el sudor y la humedad desarrollen infecciones tras una larga jornada laboral, intenta airear el pie o cambiarte de calcetín al menos una vez al día.

8. Ejercita y tonifica los músculos, articulaciones y tendones de tus pies. Es importante mantenerlos activos. Para ejercitarlos, estira y recoge a menudo los pies, mueve los dedos y gira los tobillos.

9. Evita infecciones en espacios públicos con zonas húmedas. Para evitar las infecciones por hongos o verrugas, protege tus pies utilizando chanclas o escarpines de goma en zonas de uso público como vestuarios y  piscinas.

10. Consulta con el experto. Ante cualquier señal de que algo está fuera de lo normal en nuestros pies, es conveniente comprobar cuanto antes si existe o no alguna patología, acudiendo al especialista e iniciando, en su caso, el tratamiento adecuado para evitar que acabe en una dolencia de mayores consecuencias.

 

Fuente:  elblogdelpodologo.com | saludenvidiable.com