Blog

10 Consejos para mantener los pies calientes

...

Una buena temperatura corporal empieza desde abajo. El frío constante en los pies puede ser síntoma de enfermedades graves que permanecen escondidas.

En época de frío se hace necesario cuidar adecuadamente los pies, para que mantengan una temperatura idónea, que evitará la aparición de otras dolencias, como los dolorosos sabañones.

Los podólogos advierten que un frío continuado puede esconder el sindrome de Reynaud, cuando las arterias de los pies reaccionan exageradamente a las diferentes temperaturas, o arterioesclerosis, cuando el colesterol que se encuentra en las arterias genera un estrechamiento de éstas y dificulta la llegada de la sangre a los mismos.

Cómo puedes combatir el frío en los pies:

  1. Usa calzado cómodo que no comprima en exceso los pies. Un pie en cuyas venas la sangre no fluye correctamente es susceptible de sufrir un mayor enfriamiento. Si se comprime mucho, las venas no se rellenan de sangre y se pierde calor.
  2. Evita exponer los pies a fuentes de calor directas, ya que acercar los pies a la estufa o usar bolsas de agua caliente puede favorecer la aparición de lesiones como los sabañones (inflamación que hace que la piel se enrojezca y se hinche). Lo más recomendable es utilizar agua tibia.
  3. Mantén tus pies secos. La humedad del pie puede hacer que la sensación de frío sea mayor. Usa calzado con membrana impermeable y transpirable, que mantenga los pies secos. Si padeces de hiperhidrosis (sudoración excesiva), cambia de calcetines varias veces al día y utiliza mejor los de materiales absorbentes como el algodón.
  4. Mueve las piernas y realiza alguna actividad física, aunque sea moderada, favorecerá la circulación y evitará la pérdida de calor corporal y que se enfríen tus pies.
  5. Toma suficientes líquidos. La falta de hidratación favorece la pérdida de calor en el organismo. Tomar alimentos como la cayena, curry, canela, pimienta, o alimentos ricos en magnesio, calcio, vitaminas E, K y C pueden aumentar la frecuencia cardíaca haciendo que fluya más sangre a los pies, evitando que se enfríen.
  6. No abuses del tabaco y el café. La nicotina y la cafeína comprimen los vasos sanguíneos dificultando la circulación sanguínea.
  7. Usa botas de agua en días de lluvia. Este calzado impermeable permite que los pies no acaben mojándose por la lluvia o en entornos de elevada humedad, pero puede que el pie sude y se moje. Deberías combinarlas con un calzado con membrana impermeable y transpirable.
  8. Descálzate al llegar a casa y deja que la piel respire. Cuida caminar siempre por superficies limpias.
  9. Masajea los pies con crema hidratante. Conseguirás que los pies se calienten y ayudarás a mantener la nutrición de la piel, mejorando la circulación.
  10. Practica la hidroterapia. Antes de ir a dormir, remoja los pies con agua tibia o realiza baños de contraste en agua fría y luego caliente para activar la circulación del pie.

En invierno, nuestros pies se esconden debajo de varias capas de ropa, pero ello no puede hacer que nos olvidemos de su cuidado.

Fuente: icopcv.org | podologiaeuskadi.com